La mayor refinería portuaria de azúcar del mundo, Al Khaleej Sugar, compañía de Emiratos Árabes, avanza en la construcción de una fábrica de azúcar de remolacha en Mérida, a través de su filial Iberica Sugar. Una expansión que ya tiene fechas concretas: iniciará sus obras el próximo año para comenzar a operar en 2024. Así, con una inversión cercana a los 500 millones de euros, la nueva fábrica generará más de 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 puestos indirectos en la región.

Ubicada en el polígono industrial Expacio Mérida, la planta ocupará un área de 59,3 hectáreas y tendrá capacidad para transformar aproximadamente 5,4 millones de remolacha al año, con las que se producirían unas 800.000 toneladas de azúcar blanca.

La fábrica contará con un edificio de oficinas de 860 metros cuadrados distribuidos en tres plantas; dos almacenes de 2.000 y 1.620 metros cuadrados, respectivamente; un taller destinado al mantenimiento también de 1.620 metros cuadrados; y un almacén para la pulpa de la remolacha de 3.200 metros cuadrados.

Dispondrá también de un edificio de turbinas y otro de calderas y recuperación de calor, de 500 metros cuadrados cada uno, y cuatro silos donde se almacenará el producto final. Además, tendrá sus propias instalaciones de depuración de aguas residuales, las cuales terminarán en el Río Guadiana, a 5km de la futura planta, una vez depuradas.

El objetivo de Al Khaleej Sugar es que tres cuartas partes de la superficie necesaria de cultivo de remolacha (varias decenas de miles de hectáreas) se sitúen en la región de Extremadura.

Fuente: Hoy