El hidrógeno será el protagonista en la transición del País Vasco hacia la neutralidad climática. El Proyecto del Corredor Vasco del Hidrógeno, BH2C, es una apuesta por la industria que supondrá una reactivación económica a través del desarrollo de la cadena tecno-industrial de la economía del hidrógeno.

El proyecto, que contribuirá al cambio el modelo energético y económico para avanzar en la descarbonización de sectores estratégicos como energía, movilidad, industria y servicios, tendrá una inversión de más de 1.300 millones de euros hasta 2026, y supondrá la generación de más de 1.340 puestos de trabajo directos y 6.700 indirectos.

El Corredor Vasco del Hidrógeno se desarrollará en dos fases, la primera de ellas ya está en marcha y culminará en 2026. La inversión prevista se traducirá en la producción de 20.000 toneladas de hidrógeno renovable al año y evitarán la emisión de 1,5 millones de toneladas anuales de CO2. La inversión durante estos primeros años se destinará al desarrollo a la producción de hidrógeno renovable, infraestructuras y aplicaciones necesarias para el despliegue del Corredor Vasco del Hidrógeno.

El consorcio del Corredor Vasco del Hidrógeno cuenta con la participación de 78 organizaciones: 8 instituciones, 12 centros de conocimiento y asociaciones empresariales y 58 empresas. Se fundamenta en una estrategia integral que incluye 34 proyectos de toda la cadena de valor y pretende ser una palanca para transformar el tejido productivo y conseguir mantener el peso de la industria en la economía de Euskadi. Entre ellos destacan proyectos que tienen que ver con el “corazón” de la economía del hidrógeno, como la instalación de una fábrica de electrolizadores, el desarrollo de la pila combustible, el desarrollo de la hidrogenera (surtidor de hidrógeno) y con las aplicaciones de movilidad desarrollo del autobús y el tren de hidrógeno.

Fuente: Petronor