¿Qué hacer cuando tienes un proyecto ilusionante y en el que has puesto todas tus fuerzas pero que se ha visto afectado por una situación como la que hemos vivido? La respuesta es muy sencilla cuando se le pregunta a la protagonista de esta historia: «No rendirse».

Quien contesta es Lucía Sanz Martínez, editora y creadora de Chukabooks, su proyecto editorial,  «pequeño, sostenible y comprometido con el planeta», según ella misma lo define. Pero quizá lo que mejor define a este proyecto es la tenacidad a la hora de hacerlo realidad.

Y es que Lucía Sanz relata que «me armé de valentía a comienzos de 2020 y comencé a emprender para distribuir un único cuento infantil que tenía publicado, ‘Lítera’. Llevaba un mes y medio de autónoma cuando me sorprendió esta pandemia. Y con un solo libro en mi mano, y una reducida cantidad de clientes, me puse manos a la obra para crear mi segundo libro infantil, ‘Lítera y el bote’, que refleja las conclusiones que estaba sacando de la situación de encierro que vivíamos en aquel momento». Todo un ejemplo de confianza en uno mismo. «Esta semana me llega por fin de la imprenta, y antes de que llegue ya podemos decir que va a ser lectura obligatoria en una escuela infantil de Málaga», indica orgullosa.

Esta emprendedora explica que trabaja cada día, hablando con colegios, librerías, distribuidoras y distintos comercios «para poder llegar muy lejos con mi proyecto». Y de todo ello ha extraído una interesante conclusión: «Lo que he aprendido es que cuando menos respaldo económico tenía, me armé de valor para apostar una vez más por mi sueño. Y aunque aún estoy un poco asustada, estoy feliz de haberlo hecho».

Y todo ello, recordemos, basado en decisiones sostenibles. Su editorial tiene un compromiso total con la salud del planeta, puesto que imprime en papel reciclado para reducir la contaminación.

Fotos: Chukabooks.