El 96% de los emprendedores españoles cree que el nuevo entorno poscoronavirus puede ofrecerles nuevas oportunidades de negocio. Además, prácticamente la mitad ha continuado su actividad mediante el teletrabajo durante el estado de alarma. De ellas, el 57% ya planea la búsqueda de nuevos mercados y nuevos clientes.

Estos son algunos de los datos positivos que recoge el estudio ‘Situación del emprendimiento en España ante la crisis del COVID-19’ . Su desarrollo lo ha llevado a cabo el Observatorio del Emprendimiento de España y en él q han participado investigadores de la Universidad de Granada (UGR), junto a un equipo formado por analistas procedentes de otras diez universidades.

En este estudio se analizan los efectos que ha tenido el estado de alarma en más de 4.300 negocios de nuestro país. La muestra ha tratado de ser lo más variada posible, con empresas de diferentes sectores, tamaños y estado de consolidación. En el análisis se han tenido en cuenta aspectos como el impacto en la demanda, el empleo, el acceso a la financiación, el uso de medios de teletrabajo o los planes de futuro para salir de la crisis derivada de la COVID-19.

Los resultados del informe revelan que prácticamente la mitad de las empresas consultadas han continuado con su actividad mediante el teletrabajo, lo que supone el cambio más relevante en el ámbito laboral. Mientras que el 40% ha permanecido cerradas de modo temporal y tan sólo un 10% siguieron con su operativa con normalidad.

En cuanto a la demanda, esta ha caído de media un 80%, aunque con diferente incidencia dependiendo del sector de actividad. El de servicios al consumidor final es dónde se han registrado las peores cifras, puesto que el 66% de los negocios han permanecido inactivos. En lo que respecta al empleo, el 41% de las empresas han iniciado un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). Casi el 80% se han producido en sectores no esenciales, de nuevo con especial incidencia en servicios al consumidor final (62%) o en empresas con menos empleados.

En el estudio también se ha analizado la situación de las personas que estaban poniendo en marcha un negocio cuando sobrevino la crisis. Según la información recopilada, el 45% va a cambiar su modelo de negocio, el 35% ha paralizado sus planes a la espera de ver la evolución de los próximos meses y solo el 4% los han abandonado.

A pesar de la alta incertidumbre generada por la situación, la gran mayoría de los encuestados considera que la crisis ofrece nuevas oportunidades de negocio. Esto es especialmente significativo en las empresas que han continuado operando adoptando la modalidad de teletrabajo, donde el 57% planea la búsqueda de nuevos mercados y clientes. En general, este informe recoge que una de cada cuatro empresas ya se ha reinventado. Su objetivo es la supervivencia y el mantenimiento del empleo.

Imagen: Unsplash/ Isaac Smith