Conscientemente y con el objetivo de ayudarles a superar el bache económico que están viviendo. De acuerdo con el último estudio de Mastercard, el 79% de los españoles está gastando dinero en los comercios de su barrio para ayudar a reactivar la economía de los pequeños comercios.

De hecho, durante el confinamiento casi la mitad de la población (46%) descubrió nuevos comercios en sus barrios y decidió consumir en ellos, una tendencia que se ha mantenido en el tiempo. Algo que confirman el 73% de los encuestados por Mastercard para este estudio y que asegura que continuará comprando en los comercios de proximidad aún después de que se hayan levantado todas las restricciones.

Los negocios de frutas y verduras, las panaderías y los bares se encuentran entre los establecimientos que han vivido un mayor repunte de actividad comercial desde que se levantaron las restricciones.

Asimismo, de acuerdo con el estudio de Mastercard, se trata de una tendencia con recorrido, ya que un 54% de la población afirma que incrementará su consumo de comida y bebida en los negocios locales para ayudarles a recuperarse económicamente.

Otro sector que ha reactivado su economía tras el desconfinamiento es el de las peluquerías y barberías, ya que un 46% de los encuestados asegura que prefiere ir a su peluquero local en lugar de hacerse un corte casero.

También ha habido un repunte en la entrega de leche a domicilio y, según los resultados, un 28% de la población ha pedido este servicio durante el confinamiento.