Un 66% de los empresarios del sector de alimentación y bebidas espera que su facturación aumente en 2021 y el 35% considera que la situación del sector es positiva, según recoge el último informe de perspectivas empresariales de KPMG. Además, el 32% de los empresarios encuestados explica que su facturación no se ha visto afectada por la Covid-19, el 45% espera aumentar su inversión en 2021 y un 36% cree que su plantilla crecerá en este año.El gran reto del sector Alimentación y Bebidas será adaptarse a los cambios en los hábitos de consumo. Así, 9 de cada 10 empresarios prevé el efecto económico de la crisis, entendido como restricciones de gasto y mayor sensibilidad al precio.

“La crisis ha acentuado la necesidad de transformación de la industria de alimentación y bebidas y supondrá un punto de inflexión para ámbitos críticos como la eficiencia de procesos, la sostenibilidad y trazabilidad integral del ciclo de vida del producto, desde el campo o el mar hasta la mesa del hogar o del restaurante, la digitalización, la orientación al cliente y la internacionalización, ha asegurado Enrique Porta, socio responsable del sector Consumo y Distribución de KPMG.Las empresas del sector sitúan la transformación digital (59%), la mejora de procesos (48%) y el desarrollo de nuevos productos y servicios (44%) como prioridades estratégicas y motor de crecimiento para los próximos 12 meses. Cabe destacar que el 51% prevé una reestructuración operativa, mientras que un 16% prevé realizar compras o adquisiciones. Respecto a la internacionalización, un 51% tiene la intención de aumentarla en el próximo año.

Por último, la transformación del sector implica un cambio de cultura que podría verse impulsada por el plan de recuperación europeo Next Generation EU. Según el informe, un 54% de los empresarios tiene intención de optar a estos fondos europeos.

Fuente: KPMG