Nació en 2018 pero cada día está más de moda. Ecoadicta, la startup a la que muchos consideran un Netflix de la ropa, es un servicio de alquiler por suscripción con el que “estrenar” ropa todos los meses, además de una clara apuesta por la sostenibilidad y el compromiso con la economía circular.

Escuchar  y adaptarse a lo que la gente quiere ha sido el secreto que ha permitido a Ecodicta superar estos complicados meses de pandemia y salir de ella incluso más fuerte. “Al ser un negocio centrado en ropa de calle, para salir, para ir al trabajo, la distancia social hizo que muchas de estas actividades acabasen y con ello, la necesidad de nuestras clientas. Estábamos creciendo mucho y supimos adaptarnos”, explica Raúl González Miguel, fundador de Ecodicta, que asegura que la perseverancia es la clave del éxito.

Así, por ejemplo, la compañía lanzaba una edición especial de sus “box” con prendas para “estar en casa, blusas y partes de arriba para hacer reuniones de trabajo por videoconferencia y ha funcionado muy bien”. Como explica Raúl González, la pandemia “ha supuesto que muchas personas sean conscientes sobre su consumo y ha acelerado la tendencia de moda sostenible“.

Pero además de adaptarse a las nuevas demandas, Ecodicta ha seguido creciendo y, además de conseguir un total de 133.400 euros de inversión a través de crowdfunding, ha ampliado el número de marcas con las que trabaja, a las que ha incorporado 25 firmas españolas.

Un proyecto empresarial, pero también de economía colaborativa para alargar el ciclo vital de cada prenda, reducir el consumo de la producción y los impactos ambientales resultantes. Así, Ecodicta se ha unido recientemente a #FashionForChange, una iniciativa para ayudar en el tratamiento de los residuos plásticos y en el emprendimiento en Kenia.

Fuente: Ecodicta  / Fotografía: Juanma Blanco.