Los entornos de trabajo han cambiado en los últimos meses y, tras la pandemia, las oficinas han experimentado un fuerte impulso hacia el entorno de trabajo híbrido. Así, solo el 9% de la fuerza laboral mundial volverá a ser 100% presencial, lo que supone que el 53% de las grandes organizaciones planea adaptar su espacio de oficinas, una petición que realizan el 97% de los empleados para sentirse más seguros, según refleja un estudio elaborado por Cisco.

No obstante, estos no son los únicos desafíos a los que se enfrentan las organizaciones, ya que para poder desempeñar su trabajo de forma óptima en el nuevo entorno híbrido, los trabajadores deben estar preparados para poder desarrollar sus funciones de forma digital. “El 74% de los negocios están convencidos de que saldrán reforzados de alguna manera tras el COVID-19 gracias al proceso acelerado de transformación digital, sin embargo, este cambio requiere un cambio en la experiencia que tienen las personas cuando trabajan en remoto”, señala Mónica Martinez, directora de comunicación de Fibratel.

En el entorno de trabajo híbrido, es más importante que nunca que las personas puedan trabajar desde cualquier lugar con acceso a herramientas que respalden la productividad y la colaboración. Por ello, las tendencias principales pasan por la creación de oficinas físicas que se conviertan en el eje central para generar experiencias de colaboración, establecer relaciones laborales y conectar con la cultura laboral y la comunidad; y que compartan ecosistema con las experiencias remotas inteligentes a través de softwares de colaboración virtual impulsados por Inteligencia Artificial o  dispositivos especialmente diseñados para garantizar un trabajo en equipo de alta calidad y una experiencia fluida donde quiera que esté el trabajador.

Fuente: Fibratel