En ocasiones, crear una interesante iniciativa empresarial es tan fácil como hacerse una pregunta. Tres amigos, Chuchi, Juan y Sofía, estaban tomando unos vinos en un pequeño pueblo de los Arribes del Duero y surgió la duda: «¿Por qué en un país con tan buenos vinos, los jóvenes apenas consumen uno de los mejores productos que tenemos?». Era el verano de 2019. Y un año después, este grupo de emprendedores ha decidido sacar adelante un proyecto que quiere fomentar la cultura del vino entre novatos e inexpertos y prevé prevé mejorar ese nivel de implicación. Fue entonces cuando nació Cowiners.com.

Más allá de la valentía de iniciar un proyecto empresarial durante el año de la pandemia, es muy destacable la capacidad de innovación de estos emprendedores a la hora de crear un producto atractivo que logre un triple objetivo: poner en marcha una empresa, promocionar el sector vinícola y educar a los jóvenes en el consumo de vino.

Su producto es una suscripción que se hace a través de su página web, en la que el usuario, a cambio de una cuota mensual, recibe en su domicilio dos botellas sorpresa de vino cada mes, con su correspondiente historia, nota de cata, curiosidades, etc. La página web dispone, además, de un apartado donde poner en práctica todo lo aprendido, con divertidos tests que medirán los conocimientos y avances del cliente.

Las historias y explicaciones sobre cada vino incluirán posibilidades de maridaje, propuestas de planes y enoturismo… Un sinfín de posibilidades que pueden convertir a Cowiners en un referente. «Queremos hacer que el vino sea entendido y disfrutado por todos, eliminando la confusión y la jerga. Estamos aquí para ayudarte a descubrir y experimentar el placer de los buenos vinos con buenas historias», explican sus responsables.

La empresa presume de contar con enólogos, viticultores y bodegueros de todo el país. «Tenemos hallazgos muy especiales», destacan estos emprendedores, que, con esta idea empresarial, logran su reactivación y la de un sector de vital importancia en España.