Cosentino es, a día de hoy, una de las empresas de referencia en todo el mundo en la producción y distribución de superficies innovadoras para la arquitectura y el diseño. Pero, a tenor de los datos hechos públicos recientemente, también es una referencia en sostenibilidad.

La firma almeriense ha acometido un alto volumen de inversión en activos relacionados con el medio ambiente, así como en el desarrollo de proyectos de gestión de los recursos. Para la multinacional, el desarrollo sostenible es un pilar esencial de su estrategia y modelo empresariales, bajo la meta constante de impulsar la sostenibilidad en toda su cadena de valor.

Ello se ha traducido un año más en la obtención de óptimos indicadores en sostenibilidad. Por ejemplo, Cosentino aumentó el año pasado la tasa de reciclaje de residuos un 33%, y produjo 1,45 millones de m2 de tablas con contenido de material recuperado o reciclado, lo que supone ya cerca de un 20% de la producción total.

Por otra parte, se ha conseguido una disminución del 8% en el consumo de energía kWh por mix m2 producido, mejorando la eficiencia energética de procesos en el Parque Industrial de Cantoria, y manteniendo asimismo un consumo de energía eléctrica 100% de origen renovable certificada. A ello hay que unir en el apartado hídrico el cumplimiento del objetivo “vertido 0” de agua industrial. Por último, en 2019 Cosentino evitó la emisión de más de 15.000 Tn de CO2e, gracias a sus iniciativas de movilidad y proyectos de eficiencia energética, tales como nuevos sistemas de recuperación de calor o la mejora de la maquinaria fabril.

De hecho el año pasado fue un ejercicio clave para el cálculo inicial de la huella de carbono de toda la organización y su cadena de valor, según explica la compañía. Gracias a este esfuerzo, la compañía ha identificado los puntos de los procesos donde la generación de emisiones y su impacto es mayor. Durante este 2020, Cosentino tiene ya una herramienta operativa para definir objetivos de reducción, compensación y neutralización de emisiones de GEI, que se plasmarán en el ‘Plan Estratégico de reducción, compensación y neutralización de emisiones de CO2’ del grupo.