Cada vez parece más claro que los cambios experimentados este año en el mercado laboral permanecerán, por lo menos, a lo largo de 2021. Una transformación que no solo ha afectado al lugar de trabajo, donde se ha impuesto el teletrabajo, sino también a las habilidades que buscan las empresas en sus trabajadores. De hecho, según la comunidad educativa online Crehana, a la hora de seleccionar un candidato, son muchas las empresas que ya no solo valoran los conocimientos sino también las habilidades que tenga esa persona para trabajar en equipo o su capacidad para comprender las emociones de sus compañeros.

En este sentido, desde la compañía recogen que, según el informe El futuro del lugar de trabajo, de la consultora McKinsey, se estima que para el 2030 la demanda de habilidades tecnológicas aumentará en un 55%, los requisitos para las habilidades sociales y emocionales (liderazgo, gestión, etc.) aumentarán un 24 % y la demanda de habilidades altamente cognitivas como la creatividad o el procesamiento de información compleja, aumentará un 8%.

Todo esto hace que las soft skills y las competencias digitales sean, hoy en día, las protagonistas y se conviertan en las nuevas habilidades más demandadas por las empresas de cara al próximo año. Entre las cuatro habilidades que se han convertido en imprescindibles para el futuro de las empresas destacan:

Resiliencia. En estos momentos de incertidumbre, la resiliencia se ha convertido en una de las habilidades más relevantes ya que muestra la capacidad de los individuos para adaptarse a situaciones adversas.

Colaboración cruzada. Ahora que el teletrabajo se ha convertido en una de las opciones más usadas por las empresas, es conveniente que los trabajadores muestren su capacidad para colaborar con los compañeros de trabajo, a la vez que mantengan la eficiencia. Para ello, se hace fundamental la experiencia con herramientas que permiten la colaboración en línea, la fluidez en la comunicación entre todo el equipo y llevar a cabo el reparto de tareas.

Aprendizaje constante. Reforzar las competencias digitales y aprender nuevas habilidades en otras disciplinas se van a convertir en herramientas imprescindibles para las empresas.

Espíritu de crecimiento. El growth mindset (pensamiento de crecimiento) es la habilidad que más solicitan las empresas, una mentalidad que siempre lleva a un desarrollo constante y enfrentar los retos con una nueva perspectiva.

Fuente: Crehana