El centro politécnico Comas (Comastech) tiene en el reto de la empleabilidad una de sus principales razones de ser. Ubicado en Blanes (Girona), este centro formativo, el único en Cataluña que ofrece el grado de mecánica y mecatrónica industrial, recalca que desde hace cuatro años el 70% de los titulados tienen trabajo asegurado cuando finalizan estos dos grados por separado, según explica su cofundadora y adjunta a la gerencia de la empresa TMComas, Georgina Comas en un reportaje en La Vanguardia.

Pero no es solo la solvencia formativa de este centro la que ofrece muchas garantías de inserción en el mercado laboral sino que la propia situación de la región favorece la entrada de nuevos especialistas en la materia. Y es que Cataluña, según afirma Comes, necesita perfiles mecánicos y mecatrónicos a nivel industrial y no los encuentra.

El nuevo grado superior, que se ofrecerá a partir de septiembre con el 80% de las horas formativas de prácticas, permitirá a los estudiantes salidas diversas como tornero, fresador, programación de robots o en mantenimiento mecánico de una empresa.

Comastech, que se halla en la planta superior de la nave que la empresa abrió hace un año y dispone de 1.000 metros cuadrados, el 60% de los cuales son taller. “Es necesario que el alumnado pase muchas horas en el taller para adquirir experiencia y habilidades completas. Sólo así hacemos buenos profesionales para el sector”, señala Comas al periódico La Vanguardia.

Cabe recordar que TMComas, una empresa dedicada a la ejecución de proyectos del sector de la ingeniería de superficies y en la mecánica de precisión en sectores como el químico, el nuclear o la alimentación, tiene 68 años de historia y prevé alcanzar una facturación de 10 millones de euros en el próximo lustro, todo un hito que conseguirá gracias a su constante reactivación y búsqueda de nuevos talentos a través de su impulso al Comastech, nacido justo antes del inicio de la pandemia.

La empresa ha logrado ya una exportación del 30% de su producción, en países como Holanda, Bélgica, Inglaterra, Argelia y Francia, con un crecimiento inminente en los países del Golfo Pérsico.