¿Quién dijo miedo? Desde luego, no el odontólogo David Carralero, alma máter de una clínica dental en Xàtiva (Valencia) que lleva su nombre. Pese a tener que cerrar sus instalaciones a causa del estado de alarma y prever una recuperación lenta, no ha dudado ni un momento en apostar por el posicionamiento en el sector a través de un cambio de imagen y una ampliación de las instalaciones, que incluyen nueva tecnología.

En su particular reactivación, esta clínica, pues, ha fiado su futuro como negocio a tres caballos ganadores: la renovación de infraestructuras, que le ha llevado a multiplicar por cinco la superficie de la clínica en 15 años; la formación continua de una plantilla que ha pasado de 2 a 15 trabajadores en ese mismo periodo de tiempo; y el refuerzo en la implicación de estos empleados, todos con contratos indefinidos. Y todo lo anterior con una finalidad clara, satisfacer al cliente.

Y no parece fácil lograr todo esto en una situación como la actual. Pero Carralero manda un par de mensajes a otros empresarios: desde el “hay que olvidarse de lo que has logrado y centrarse en lo que vas a ser capaz de lograr” hasta el “apliquémonos el be different, ir a contracorriente, sin perder de vista la ética profesional y diferenciarnos de nuestra la competencia por valor, no por precio”.

La renovada imagen de la clínica culminada durante el estado de alarma ha consistido en remodelar y modernizar toda la fachada, renovar, ampliar y hacer más confortables los espacios interiores y adquirir tecnología de vanguardia para los diferentes tratamientos. “Algunos clientes ya nos han dicho que esto parece un hotel”, bromea Carralero.

IMAGEN Y POSICIONAMIENTO

La imagen es importante si un empresario quiere posicionarse como un referente en su sector. Carralero explica que su empresa es muy activa en redes sociales ­-incluso hay en plantilla personal especializado en comunicación y márketing– y además no duda en convocar concursos para implicar a la sociedad de la que forma parte (local y comarcal) y participar en eventos de todo tipo.

La continua reinvención de esta empresa para mejorar el negocio permite ahora contar con un posicionamiento claro y con espacios amplios en los que gestionar mejor todas las medidas de seguridad sanitaria para hacer frente al coronavirus. Carralero se ha permitido incluso reservar un espacio muy especial dentro de la clínica para los más pequeños.