Gondomar (Pontevedra) es un municipio gallego que puede presumir de contar con una empresa original y que ha demostrado estos meses su alta capacidad de reactivación. La compañía, llamada Chupipostres, está dedicada a la elaboración de pastelería artesanal pero esa adaptabilidad le ha hecho crear productos estrella que hoy en día son un referente en la zona y, de paso, pueden convertirse en una inspiración para otros empresari@s a nivel nacional.

Y es que Chupipostres, según explican sus responsables, hace productos diferentes para clientes diferentes. Y buena prueba de ello son los desayunos temáticos a domicilio. Toda una experiencia que permite a cualquier persona pedir el desayuno que más se adapta a sus necesidades. Así es como una panadería-pastelería ha creado un valor añadido que, cómo no, le reporta un volumen de negocio mayor y unas buenas perspectivas de futuro.

En este sentido, desde la compañía explican que, a pesar de ser  un servicio esencial, decidieron cerrar un mes por «compromiso social» pero la vuelta al trabajo fue de lo más productiva. No sólo asentaron sus productos estrella sino que advirtieron que tenían más clientes que nunca. El resultado último de la ecuación fue la creación de un puesto más de trabajo, todo un éxito, puesto que esto significa que las cosas marchan bien.

De momento, la firma ya es una referencia en cuanto a personalización de producto, puesto que el cliente no sólo puede elegir los alimentos que quiere para su desayuno sino que también puede elegir el mensaje que quiere transmitir. Un nuevo ejemplo de adaptabilidad de la empresa, que le genera mayor valor añadido.

Sobre estas bases, a las que hay que sumar una potenciación de la promoción y de su página web, convertida en un apetitoso escaparate para elegir el mejor desayuno, es sobre la que Chupipostres está edificando un futuro prometedor que augura mejores resultados económicos.