La empresa gaditana Cetárea del Sur, dedicada a la comercialización y distribución de crustáceos y moluscos vivos, se encuentra en pleno crecimiento y ha construido una nueva nave contigua a la que ya tenía en la Zona Franca de Cádiz, que albergará sus instalaciones. La compañía duplica así su superficie, pasando de los 365 m2 a los 730 m2.

La ampliación de estas instalaciones y la innovación en sus procesos han supuesto una inversión cercana a los 700.000 euros. Muestra de ello es que la nueva nave cuenta con un avanzado sistema de depuración, según ha explicado una de las gerentes de la compañía, Irene Sánchez de Sardi.

La nueva maquinaria permite contar con dos líneas de trabajo: por un lado, el mantenimiento de los crustáceos y moluscos vivos en la zona de las piscinas, que cuenta con una capacidad de 3.000 kilos al día; y la nueva línea de depuración de moluscos con una capacidad para 20.000 kilos diarios, implantándose además el sistema denominado Innopure en circuito cerrado, es decir, la limpieza de bacterias y materias orgánicas se hace de manera natural”, detallaba.

Cetárea del Sur lleva 20 años surtiendo de mariscos a restaurantes, supermercados y particulares de toda la provincia de Cádiz y trabajando con regiones como Galicia, o países como Marruecos y Escocia. Un deseo hecho realidad hoy, ya que la compañía nacía como un sueño de Irene Sánchez de Sardi y Ana Parrabano cuando aún estudiaban en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Cádiz y decidieron presentar su proyecto a un concurso de ideas convocado por la institución gaditana.

Fuentes: Cetárea del Sur y Diario de Cádiz