VOLVER A HISTORIAS DE LA REACTIVACIÓN

José María Bonmatí

Director General de AECOC

“La mayoría de las empresas ha reforzado su apuesta digital, que ha llegado para quedarse”

Con más de 30.000 empresas asociadas, AECOC es una de las mayores asociaciones empresariales del país y la única que reúne a todos los agentes de la cadena de valor, desde productores y fabricantes, a operadores logísticos y distribuidores. Al trabajar junto a los servicios esenciales desde AECOC pudieron seguir, minuto a minuto, todas las decisiones que el sector tomaba durante los primeros días de la pandemia.

¿Habéis detectado si las empresas tenían un plan de contingencia para este tipo de situaciones?

Uno de los principales aprendizajes de la crisis de la COVID 19 es que nadie tenía un plan de contingencia en que se hubieran previsto situaciones como las vividas (imposibilidad de que buena parte de los trabajadores acudiesen a sus puestos de trabajo, consumidores “encerrados” en sus hogares, todo el comercio no esencial cerrado…). Nadie estaba preparado para situaciones tan extremas.

¿Cómo se adaptaron las empresas durante la pandemia?

Las empresas del gran consumo dieron un gran ejemplo de responsabilidad, compromiso y agilidad. En primer lugar, transformando los puntos de venta y el resto de instalaciones en espacios seguros, tanto para sus empleados como para sus clientes y en tiempo récord.
En segundo lugar, garantizando el abastecimiento de todo tipo de productos hasta en los momentos más duros del confinamiento y finalmente, y tras el desconcierto inicial, reforzando sus servicios de e-commerce para responder a un incremento de la demanda altísimo, que además se produjo de un día para otro.

¿Notasteis un cambio de modelo de toma de decisiones en las compañías? Si es sí, ¿cómo?

Sí, la urgencia de la situación hizo que se acelerase la toma de decisiones para poder responder con eficacia a problemas que exigían una respuesta muy rápida.

¿Se adoptó en las empresas el trabajo en remoto y se implantaron nuevas tecnologías en el trabajo diario?

Ese es otro de los grandes cambios que las empresas tuvieron que realizar y además a gran velocidad. En España antes del COVID 19 sólo teletrabajaba regularmente alrededor del 5% de los trabajadores y, durante la pandemia y el confinamiento, este porcentaje subió hasta el 34%. Aunque un 45,3% de los trabajadores de sectores esenciales no trabajó en remoto por la naturaleza presencial de su puesto.

¿Cuál creéis que ha sido el mayor aprendizaje para las compañías en este periodo?

El gran aprendizaje es que nunca hay que bajar la guardia y que siempre hay que observar con atención las posibles señales de alerta porque situaciones inesperadas cambian radicalmente el comportamiento del consumidor y las reglas del juego.

¿Cuál pensáis que fue el momento clave que se recuerda especialmente?

Uno de los momentos clave se produjo al inicio de la crisis cuando los consumidores, ante el miedo de que pudiesen faltar productos básicos, hicieron compras de acaparamiento que posteriormente se vio que eran innecesarias. La rápida reacción del sector y su buena gestión marcó un antes y un después en la crisis de la COVID-19 en nuestro país.

¿Cuándo creéis que las empresas se dieron cuenta de que tenían que cambiar e implementar nuevas acciones?

La reacción de las empresas fue muy rápida y eso fue determinante para mitigar el impacto social de la crisis de la COVID-19.

¿Cuál se piensa desde AECOC que ha sido el mayor reto que han tenido que superar las empresas durante la pandemia? ¿Por qué es éste el mayor reto?

Más allá de los aspectos ya comentados, uno de los grandes retos ha sido la gestión de las personas y de los equipos en un momento especialmente difícil. El esfuerzo realizado por hacer de las zonas de trabajo espacios seguros ha sido fundamental, pero también todo el trabajo destinado a atender el plano emocional de los colaboradores, y a mantener vivo el compromiso, el espíritu de equipo y la colaboración.

¿Qué iniciativas van a quedarse en las empresas tras la reactivación? ¿Ha cambiado la cultura de las compañías (valores, manera de hacer las cosas, normas, comportamientos…)?

La mayoría de compañías han revisado sus valores y sus protocolos de actuación, y prácticamente todas han reforzado su apuesta digital, un cambio que ha llegado para quedarse.

¿Cuál sería el consejo de AECOC a las empresas para situaciones de crisis como las que hemos vivido?

Aunque el impacto de esta crisis era del todo imprevisible, siempre es recomendable disponer de los mecanismos de alerta que nos permitan detectar y responder ante este tipo de situaciones. Una vez ya se han producido, conviene tener mucha agilidad y flexibilidad en la gestión.