VOLVER A HISTORIAS DE LA REACTIVACIÓN

David de esteban

Director General Corporativo de Personas y Valores de Importaco.

“En situaciones de crisis hay que actuar con empatía, analizando las consecuencias para los stakeholders, y con inteligencia social”

Importaco es una compañía de alimentación internacional, fundada en 1940, que gestiona una amplia gama de productos procedentes de sus dos negocios de alimentación: frutos secos y agua mineral. Desde la firma resaltan que, en situaciones difíciles, lo más importante son las personas y ser fieles a los valores de la organización y que la pandemia ha acelerado nuevas formas de organización del trabajo, como la implantación del modelo Agile.

¿Teníais un plan de contingencia para este tipo de situaciones?

Más que un plan, teníamos claro lo que era vital para el negocio: garantizar el bienestar de las personas, el suministro de alimentos y la sostenibilidad del negocio en todos sus ámbitos. De acuerdo con estas premisas, todos los equipos se enfocaron en dar respuesta a estos retos.

¿Cómo se adaptó la empresa durante la pandemia?

Con rapidez y contundencia. Al tener claras cuáles eran las prioridades, fue muy fácil que cada persona de la organización supera cómo podía contribuir. Lo más difícil fue encontrar respuestas fáciles a los retos en un ámbito tan turbulento, eso fue posible gracias a la colaboración, por ejemplo, con proveedores de China.

¿Cambiasteis vuestro modelo de toma de decisiones? Si es sí, ¿cómo?

Sí, realizamos comités especializados para ser más ágiles: salud, para implantar todas las medias necesarias; servicio, para garantizar el abastecimiento de alimentos; y cadena de suministro, para monitorear el impacto de la pandemia en proveedores y agricultores con el objetivo de obtener el producto que necesitábamos.

¿Adoptasteis el trabajo en remoto? ¿Implantasteis nuevas tecnologías a vuestro trabajo diario?

Sí, trabajaron en remoto todas las personas cuyo su puesto era “digitalizable”. Esta realidad ha hecho que proyectos como la implantación del modelo Agile se hayan adelantado.

¿Cuál es el mayor aprendizaje (para la compañía) que destacas de este periodo?

Cuando priorizas y todas las personas alineadas dan respuesta a lo importante, el negocio funciona y las personas están orgullosas de la compañía.

¿Cuál es el momento clave que recuerdas especialmente?

La noche antes del Estado de Alarma. Esa noche ya se tomó la decisión de que los trabajadores debían trabajar desde casa, establecimos las priorizades y creamos nuestra estrategia “Juntos, superando barreras”.

¿Cuándo os distéis cuenta de que teníais que cambiar e implementar nuevas acciones?

Cuando nuestros compañeros de China no pudieron venir a la Convención Anual de Importaco, a finales de enero de 2020. Ahí nos dimos cuenta de que debíamos tener preparadas una batería de medidas -en salud, abastecimiento y sostenibilidad- por si la situación empeoraba a nivel global.

¿Cuál es el mayor reto que ha superado tu empresa durante la pandemia? ¿Por qué es éste el mayor reto?

El mayor reto fue garantizar el suministro de pipas durante los meses del confinamiento. En pleno Estado de Alarma pusimos en marcha la fábrica de pipas en Parc Sagunt (Valencia) y se aprobaron nuevas inversiones para ampliar el volumen de producción de este producto.

¿Qué iniciativas van a quedarse en la empresa tras la reactivación? ¿Ha cambiado la cultura de la compañía (valores, manera de hacer las cosas, normas, comportamientos…)?

La cultura de la compañía ha salido reforzada porque se han acelerado cambios que eran necesarios: implantación de metodología Agile, mayor integración de equipos internacionales gracias al teletrabajo, la digitalización, el aumento de la comunicación interna…

¿Qué aconsejarías a las empresas para situaciones de crisis?

Que lo más importante son las personas y ser fiel a los valores de la organización. En una situación de crisis hay que actuar con empatía, analizando las consecuencias para todos los stakeholders, y con inteligencia social. Eso garantizará que la reputación de la compañía se mantenga, e incluso salga reforzada.