La descarbonización del sistema de transporte es uno de los pilares principales de la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada que ha creado el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de cara a 2030, siguiendo las pautas establecidas por la Unión Europea.

Para llegar a alcanzar esta meta, el autogás se presenta como uno de los combustibles más idóneos para los vehículos de recogida de residuos urbanos dadas sus características de aplicación y coste. Se trata de una energía limpia que ya propulsa más de 27 millones de vehículos en el mundo y, desde 2014, es reconocida por la Comisión Europea como combustible alternativo para el transporte.

BeGas, consciente de esta oportunidad, emprendió hace tan solo cinco años, un ambicioso proyecto que, a día de hoy, sigue siendo único en Europa: la fabricación de motores 100% autogás con la homologación Euro-VI Step D, la más avanzada de la Unión Europea para equipos de combustión. “Se trata de un combustible alternativo con un coste menor, que se suministra en estaciones de servicio y permite que, por ejemplo, una flota de recogida de residuos urbanos ahorre hasta un 36% en gastos de combustible”, apunta Pedro Silva, CEO de BeGas.

Estas características hacen del autogás el mejor aliado de las administraciones locales para avanzar hacia las cero emisiones, potenciando el uso de energías alternativas menos contaminantes que, al mismo tiempo, permiten eficiencia energética y económica en el gasto público. Así, gracias a la incorporación del autogás en los vehículos de residuos urbanos, compañías y corporaciones locales pueden sumarse a la transición energética.

Fuente: BeGas