Manuel García Crespo esperaba el día 27 de marzo de 2020 con la ilusión de quien va a cumplir 18 años. Pero al ansia de cualquier chaval de su edad, provocada por la posibilidad de hacer determinadas cosas que un día antes no pueden hacer, este joven de Cádiz sumaba otra inquietud que por fin iba a poder hacer realidad: convertirse en empresario. ¿Puede haber mejor lección de reactivación para los empresari@s que saber que las nuevas generaciones siguen teniendo ilusión por emprender?

Pues bien, esa ilusión la encarna Manuel García Crespo, que en sólo unas semanas dio pasos de gigante para cumplir su sueño. Tal y como él mismo reconoce, cumplió 18 años el 27 de marzo -con el estado de alarma recién declarado-, unos días después, ya en abril, se dio de alta como autónomo, paso tras el cual pasó a formalizar la creación de su primera empresa: Bloom Shisha. A partir de ahí, todo lo que se proponga y lleve a cabo significará un paso más en su hoja de ruta.

Bloom Shisha es una tienda especializada en cachimbas que, de momento, ha nacido on line aunque, quién sabe si por la mente de su fundador ya planea la idea de abrir espacio físico.

Los primeros pedidos se podían formalizar a través de redes sociales pero el joven emprendedor afirma que la web de la empresa y la correspondiente tienda on line ya están presupuestadas y en desarrollo.

Más allá de los pasos que vaya dando este autónomo debutante en el mundo de los negocios, cabe reseñar este caso como ejemplo de valentía en momentos complicados. Son muchos los expertos que han puesto sobre la mesa la importancia de contar con una buena visión del futuro del negocio pero también con un ápice de valentía, puesto que es esta valentía la que suele aportar una dosis extra de valor añadido al producto que se ofrece al cliente final.