El aval bancario es un producto financiero altamente extendido pero que, a día de hoy, se sigue sustentando en un documento en papel con firmas de los apoderados de la entidad bancaria, con los inconvenientes que esto supone en cuanto a manejo físico de los documentos, verificación de las firmas y la poca flexibilidad para modificar datos.

Por ello Bankia, en colaboración con Endesa y OMIE, ha emitido el primer aval bancario para empresas íntegramente digital y que genera un fichero en formato XML con las firmas electrónicas incorporadas. Las tres empresas se han puesto de acuerdo para abordar este proyecto de innovación y digitalización que permitirá sustituir los tradicionales avales en papel, por avales en este formato digital.

Durante los últimos años, se había extendido la posibilidad de emitir avales digitales, utilizando un formato de fichero PDF en el que se incorporan las firmas digitales. Con las circunstancias sobrevenidas por la pandemia provocada por el coronavirus, se ha intensificado la utilización de esta tipología de avales digitales, para evitar así el trasiego de papel y la necesidad de personarse con el documento para entregárselo al beneficiario del aval. Sin embargo, este formato de fichero en PDF no permite la integración automática de los datos del aval en los sistemas informáticos de las empresas involucradas.

Con la puesta en funcionamiento de este proyecto, damos un paso más en este interesante camino hacia la digitalización integral, ya que los avales digitales en formato XML, además de tener la capacidad de sustituir al papel físico y lo que su almacenamiento supone para las compañías, permiten integrar todos los datos del aval en los sistemas informáticos del beneficiario y de la empresa, dando total trazabilidad y seguridad a la operación y facilitando todo su tratamiento administrativo”, ha afirmado Mauro Fernández, director de Productos y Servicios de Empresas de Bankia.

Para dotar de mayor seguridad a este proceso de emisión de avales digitales, Bankia genera un código de seguridad de verificación (CSV) por cada aval y depositan los mismos en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), organismo que actúa como tercero de confianza, custodiando el documento y ofreciendo garantías para comprobar la autenticidad del aval.

Fuente: Bankia