Según la consultora Transport Intelligence, en España hacen falta unos 15.000 conductores profesionales. Por ello, la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC) ha presentado recientemente un decálogo para fomentar la empleabilidad en el transporte terrestre de mercancías que apuesta por:

– Invertir en la creación de áreas de descanso seguras y dignas.

Rebajar las cotizaciones a la Seguridad Social, que actualmente suponen un lastre para los incrementos salariales de los profesionales.

Impulsar la colaboración entre transportistas y cargadores mediante la adhesión, difusión y aplicación
del acuerdo de colaboración inédito a nivel europeo que han firmado Transprime, ASTIC, CETM y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte.

– Ganar tamaño empresarial. Apostamos por un modelo empresarial con medios propios, generador de riqueza y creador de empleo. Son este tipo de grandes compañías las que han llevado al transporte español a posicionarse como el 2º país de la UE en transporte internacional por carretera después de Polonia”, ha destacado Ramón Valdivia, vicepresidente ejecutivo de ASTIC.

– Simplificar y abaratar el acceso a la formación de transportista para facilitar el acceso a la profesión.

– Permitir que los conductores de vehículos pesados de terceros países puedan homologar su permiso de conducción en España para dinamizar la incorporación de trabajadores extranjeros.

Impulsar la FP Dual para atraer talento joven con perfiles más técnicos a las plantillas de las empresas de transporte.

– Presencia en los Programas de Formación del SEPE para insertar en el mercado laboral a cualquier persona parada tras facilitarle las competencias necesarias para conducir vehículos pesados.

Atraer e incorporar talento femenino, ya que en España solo un 2% de los conductores de camión son mujeres.

– Facilitar la incorporación voluntaria al ámbito civil de militares a partir de los 45 años para que puedan trabajar en empresas de transporte.

Fuente: ASTIC