Tras decretarse el estado de alarma, la industria agroalimentaria ha podido seguir con su actividad al tratarse de un sector de los considerados esenciales. Una de las empresas que ha continuado con su producción ha sido Aceitunas Cazorla. Esta compañía alicantina, referente del sector aceitunero con más de 60 años de experiencia como fabricantes y distribuidores, no ha interrumpido su ritmo de actividad en ninguna de sus seis plantas de producción en todo este tiempo.

En las seis fábricas de las que dispone la compañía se han seguido las medidas de seguridad recomendadas por el gobierno para los departamentos de producción, calidad logística, mantenimiento y limpieza, en los que es imprescindible la presencia del personal. Mientras que el resto de trabajadores continúan con su actividad en la modalidad de teletrabajo para seguir con la distribución y comercialización de sus productos. Gracias a este trabajo de coordinación, 400 familias han mantenido su fuente de ingresos directa.

Aceitunas Cazorla cubre cada una de las fases que llevan a una aceituna del árbol a la mesa de los consumidores, con una media de producción de 90 kilogramos por minuto que comercializan en 50 países. Su capacidad anual de procesado es de 51.000.000 de kilos de aceitunas.

En sus 60 años de historia, esta empresa ha combinado tradición e innovación para mejorar y ampliar su oferta. En la actualidad distribuyen sus productos con cuatro marcas con ‘La Explanada’ como enseña principal desde 1958, a la que han incorporado una línea gourmet y otra fresh para salida a nuevos formatos. Junto a ella, ‘La Sota’ incluye encurtidos de alta calidad y ‘YAK’ se presenta como aceitunas para cocina, en ensaladas y platos mediterráneos. Completa el catálogo ‘Campomar’ para las modalidades verdes, negras y rellenas y con combinaciones clásicas como la anchoa o pimiento, junto a otras más innovadoras como salmón, naranja o almendra.