8 de cada 10 empresas del gran consumo creen que la adaptación a nuevas normativas y leyes es el factor que más va a impactar en sus operaciones logísticas en un futuro próximo. Así lo indica el informe ‘Perspectivas para la logística en el sector del Gran Consumo’, que recoge las valoraciones de fabricantes, distribuidores y operadores.

Presentado recientemente en el 11º Congreso AECOC de Supply Chain, celebrado en Madrid y que contó con más de 300 asistentes presenciales, el informe recoge también que, además de la adaptación a las nuevas normativas y leyes, el 69% de las empresas cree que el precio de la energía y de los combustibles también condicionará el futuro de la logística, mientras que un 53% apunta al crecimiento del e-commerce como tercer factor con mayor impacto.

Las empresas de gran consumo están centrando sus estrategias logísticas en la eficiencia, la digitalización y la sostenibilidad de la cadena de suministro, que son las herramientas que permitirán mantener la competitividad y el nivel de servicio actual tratando de minimizar el impacto de los cambios regulatorios y de la inflación”, ha destacado la directora de Logística y Transporte de AECOC, María Tena.

De hecho, el 71% de las compañías considera que la transición hacia una logística sostenible que mejore la eficiencia de sus procesos es el principal reto que deberán afrontar, y para los que están invirtiendo en tecnologías como el Big Data, la automatización de almacenes, o sistemas de previsión y planificación de la demanda.

“La logística de gran consumo tiene el reto de liderar la recuperación económica y mantener los excelentes niveles de eficiencia que han caracterizado a la cadena de suministro en un entorno mucho más complejo”, ha asegurado el director general de AECOC, José María Bonmatí.

Fuente: AECOC